HASTA SIEMPRE
 
Con este post sobre el Ocio y entretenimiento en el Benalup de Sidonia de Mintz terminan las entradas del BLOG DE SALUS.
Mi familia quiere agradecer vuestra fidelidad. Sabed que cada lectura, cada me gusta, cada comentario, cada aporte de  información por mínimo que fuera,… sirvió de impulso a su trabajo.
Salus solía repetir una cita de Antonio Machado: «todo lo que sabemos lo sabemos entre todos». Así,  todos vosotros, de una forma u otra, habéis sido cómplices y habéis participado en desenterrar los prejuicios que oprimían el conocimiento de nuestra historia. Y en lo que respecta a los sucesos de Casas Viejas,  habéis colaborado en dar identidad y dignificar a las víctimas y a sus familiares así como en asumir y normalizar estos acontecimientos.
 
Gracias infinitas a Luisa Fernanda Sánchez Pérez-Blanco y a Miguel Ángel Moreno Cortabarra que en esta última etapa han estado pendientes de difundir las publicaciones.
EL blog no se cierra, dice hasta siempre
«NOS VEMOS EN LOS BARES» y sigamos leyendo el blog
La fotografía está fechada en 1969 y está tomada en la puerta de una casa, más bien choza, en el Tesorillo. La escena es de una cotidianidad aplastante y podría entrar dentro de ese difuso mundo del ocio y el entretenimiento que nos ocupa. Dos mujeres departen con tranquilidad mientras una de ellas cuida de sus hijos. La charla entre vecinas era el único entretenimiento habitual de las mujeres y casi su única y limitada vía de socialización, pero como no había alternativa, la tertulia siempre era enriquecedora.

La señora de la izquierda, sentada, es Juana «la Bigotona». La que le sigue es Antonia Jiménez Carrasco (con un pañuelo en la cabeza, esposa de Juan Lagos), a la que rodean cuatro de sus hijos; de izquierda a derecha: Fernando, Juan, María y Juana. El mozo que acarrea agua en un cántaro y un cubo parece ser Manuel Barberán Quijada. Los cubos de agua estaban asignados a las mujeres y a los niños, pero los cántaros eran tarea de los jóvenes y los hombres.
 
 
La familia Lagos Jiménez tenía varias chozas dentro del cercado: una para la cocina, otra para los animales, otra en la que dormían. Tenían una división del trabajo que era la típica en esa época en Benalup. Por un lado, la mujer y los niños cuidaban de los cerdos, las vacas, los pavos y las gallinas; ella era la principal responsable de los animales. Por otro lado, y en este caso, el padre de la familia era jornalero y por eso trabajaba en lo que se encartaba: a veces, en los latifundios cercanos; otras, haciendo picón; otras, buscando espárragos, tagarninas, caracoles, etc.
Anterior Ocio y entretenimiento en el Benalup de Sidonia de Mintz. Mujer atravesando la Alameda. 20
María Silva y Miguel Pérez Cordón fotografiados en Cádiz, en 1933 Siguiente «Casas Viejas: 90 años de la aldea del crimen», por Juan José Téllez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Juana Rosa Berbel.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad